El yuyo sigue creciendo

En el último informe del Departamento de Agricultura de la madre patria se procedió a actualizar las proyecciones sobre la producción mundial de materias primas agrícolas. Y, claro, como la Argentina es un jugador importante en esta liga, no estuvo ausente. Veamos algunas cifras que vale la pena comentar. En el caso del trigo, la Argentina es, junto con Afganistán, el pais al que le redujeron la estimación en mayor medida, unas 500.000 tn. Con el maiz no nos fue mejor, ya que nos bajaron la proyección en 1.500.000 tn. La única que se salvo de la caida fue la soja, donde los gringos elevaron la estimación en 1.500.000 tn. Dado que es la primera actualización que realizan luego del conflicto con el campo, estos números pueden servir a modo de balance. Si bien existen otros factores que afectan la decisión de a que cultivo asignar recursos, el informe menciona la incertidumbre existente por estos días en nuestro país como uno de los motivos para la reducción del area sembrada del trigo y el maiz. Al incrementarse las dudas sobre el futuro, los agentes racionales buscan maximizar su beneficio en el corto plazo, aun a costa de consumir su stock de capital. De todos modos, este proceso de sojización no es nuevo y ya lleva varios años en los cuales nos encaminamos inevitablemente a una suerte de monocultivo. Luego de un lustro en el poder, ¿no será hora de que el Gobierno intentara replantearse la política agropecuaria?

Anuncios