La culpa es de la UE

A punto de que estalle todo por la cuestión griega, cabe preguntarse cómo es que se llegó a la situación actual de alto riesgo de repetir la crisis de 2008. Todo el lío parece haber empezado allí por abril:

Si bien se puede apreciar que la tasa de los bonos griegos venía subiendo de antes, verdaderamente explota el 22 de abril. ¿Qué pasó? Se anunció una revisión del déficit oficial de Grecia de 0,9% del PBI respecto de lo anunciado dos semanas antes (y con perspectivas de nuevas y considerables revisiones), por lo que una calificadora de riesgo le bajó la calificación y ahí empezó toda la última ronda de caos financiero.

Resulta que Grecia tiene problemas de contabilidad severos desde hace rato. Al menos desde 2004, la UE conoce de las dificultades de la contabilidad pública griega, así como de los intentos deliberados por dibujar los números [*], sucesos que vienen ocurriendo desde al menos 1997. En el lapidario reporte de Eurostat que linkeo, se pueden leer cosas como:

  • distintas agencias griegas se comunican por su cuenta con Eurostat para comunicar que los datos provistos por las otras agencias son erróneos o están manipulados,
  • hay transmisión de información por teléfono y se produjeron errores por este problema,
  • se escondieron gastos militares por 1,5% del PBI,
  • se escondieron gastos de hospitales por 2,5% del PBI,
  • hubo numerosos casos en que transferencias intra-sector público se registraban como ingresos del que recibe pero no como gastos del que paga,
  • se registraron muchas veces ingresos por recaudación de impuestos sobre la base de valores estimados que no eran ajustados por la incobrabilidad de esas deudas con el estado griego,
  • se usaban supuestos inverosímiles para hacer esas estimaciones,
  • no se registraban pagos de intereses,
  • se registraron mal sistemáticamente transferencias de la UE,
  • se registraron transferencias de capital como cambios en la hoja de balance del sector público,
  • y una larga lista de etcéteras.

Entre 2004 y 2009 Grecia recibió numerosas visitas de Eurostat para solucionar estos problemas, a la vez que cada vez que enviaban las notificaciones de los números fiscales siempre había un proceso especial de revisión para el país que, por lo que dice el reporte, siempre terminaba en números mayores a los inicialmente comunicados por los griegos.

Conociendo la situación de las estadísticas de Grecia y la delicada situación fiscal de toda Europa, ¿qué hacían las autoridades? ¿Cómo dejaron que se les escapara la tortuga de semejante manera? Tuvieron 6 años para por lo menos alertar correctamente a los mercados sobre estos problemas, y tomar medidas decisivas al respecto. Hoy, la travesura de haber dibujado los números de déficit (como hizo la Argentina en 2007 y 2009) pone nuevamente al mundo en riesgo de un colapso económico.

Todo esto debería servirnos para recordar que tocar las estadísticas no es joda y que ante incentivos por cometer fraude cerca de los puntos sensibles del sistema no hay lugar posible para instituciones  que aunque sea remotamente dependan de la buena fe de todas las partes, como es el caso de Eurostat y de algunas de las propuestas actuales en la Argentina para solucionar el tema del INDEC.

[*] http://epp.eurostat.ec.europa.eu/cache/ITY_PUBLIC/COM_2010_REPORT_GREEK/EN/COM_2010_REPORT_GREEK-EN.PDF

Anuncios