Etiquetado: exportanciones Mostrar/Ocultar Comentarios | Atajos de teclado

  • martinvauthier 4:01 pm el Thursday 6 · August · 2009 Permalink | Responder
    Etiquetas: campo, , exportanciones, guerra gaucha, , , , , , soja,   

    Medidas para el campo 

    Creemos que el anuncio de nuevas medidas para el campo representa un importante avance, al menos en relación a lo que uno podría esperar teniendo en cuenta la virulencia, profundidad y duración inusual del conflicto. La apertura de las expor de trigo y maiz era clave en medio de la pésima campaña actual, al menos como señal para el futuro al permitir el cobro del precio pleno. Lo mismo puede decirse de la flexibilización del encaje en la ganaderia y los incentivos a los pequeños tamberos. Es un muy buen primer paso para revertir la calamitosa política K hacia el campo.

    No debemos olvidar que pese a los discursos progre y el odio a la “oligarquía”, este Gobierno propició tanto la concentración en el sector agropecuario como la sojización del país destruyendo la rentabilidad de actividades alternativas (de mucho mayor valor agregado). No es que le viniera mal en términos fiscales, ya que de soja se exporta (y queda sujeta a retenciones) alrededor del 95% de la producción. Igualmente, los K tampoco fueron demasiado estrictos respecto a este último punto. Al aceptar  que las exportadoras registraran operaciones a fines de 2007 sin tener disponible la materia prima, tributando 27% de retención, el Gobierno generó millonarias transferencias al oligopolio exportador, que compraba la materia prima con un descuento del 35% ( la alícuota que efectivamente regía cuando debían adquirir el poroto).  De cualquier manera, la política K no sólo falló desde el punto de vista de la equidad. En términos de eficiencia, los resultados están a la vista, como reconoce el último informe de inflación del BCRA (si, el BCRA, no la SRA).

    Dados los antecedentes en la materia, no nos queda otra que ser cautelosos. Pero como la esperanza es lo último que se pierde, preferimos pensar que esta vez vamos por el buen camino. Con un poco de responsabilidad del Gobierno, manteniéndose permanentemente en la senda del diálogo y dispuesto a entender la problématica del sector sin prejuicios ideológicos, y del campo, evitando los planteos irresponsables (como la reducción a mansalva de las retenciones a la soja), creemos que el sector rural puede volver a ser la punta de lanza de la salida de la recesión, al tiempo que el alza de la producción junto a una presión tributaria razonable y acorde a la capacidad contributiva del sector puede ayudar enormemente a la solvencia del sector público en los próximos años.

    Es hora de dejar de pelearnos por una torta que se achica y generar los consensos para agrandarla y distribuirla.

    Anuncios
     
    • Villa 12:12 am el Viernes 7 · agosto · 2009 Permalink | Responder

      La torta no se achica, por lo menos si hablás del campo. Están subiendo todos los precios y los insumos (especialmente los fertilizantes) bajaron con todo. Lo que si se puede hacer es distribuir la torta, pero eso se trató de hacer con la 125 y no quisieron.
      Ahhh, y me da por las bolas que la junta de enlace quiera sacar el ONCCA, no quieren que los controlen, no quieren pagar impuestos. Se ponen a hablar de pobreza uno de los sectores con más empleo en negro, peores pagos y que votaron en contra de la jornada de 8 hs máxima. Sostenían que el peón debe laburar todo el día.
      Bueno, me refui por las ramas, pero me molesta en demasía que le den tanta importancia al campo cuando no representa el mayor sector de la argentina y además no genera casi nada de trabajo, especialmente la soja.

      • walras 11:46 pm el Jueves 20 · agosto · 2009 Permalink | Responder

        Perdón por la respuesta tardía! Ojo que si consideramos el campo como un todo, representa una porción bastante importante del PIB (no sólo la actividad primaria..tiene muchos servicios vinculados, agroindustria, maquinaria agrícola, etc). Pero más allá de eso, creo que el rol del Gobierno tiene que ser otro. En lugar de distorsionar con trabas burocráticas y hacer inviables actividades como la carne o la leche, debería incentivarse un aumento masivo de la producción. Y el rol del Estado ahí tiene que ser garantizar el abastecimiento del mercado interno (la única manera es aumentando la producción), a la vez que debe controlar que no haya empleo en negro y que el campo pague impuesto a las ganancias como corresponde.

  • martinvauthier 10:45 pm el Sunday 2 · August · 2009 Permalink | Responder
    Etiquetas: déficit, exportanciones, , , , , , , sostenibilidad, ,   

    Diálogo con el campo: ¿Esta vez si? 

    La gran pregunta, por estos días, es si finalmente el Gobierno alcanzará alguna especie de acuerdo con el ruralismo que ponga fin a un conflicto que ya lleva demasiado (resalto el “demasiado”) tiempo. Vamos a tratar de aportar algo a un tema bastante discutido (acá, aquí, allá y allí, entre muchos otros)

    El tema no es menor: si bien venía de antes, la escalada que gatilló la 125 pusó fin abruptamente a los 6 años de mayor crecimiento en la historia del país.  El conflicto mezcló paros, cortes de ruta, amenazas de desabastecimiento, lamentables discursos y hasta la referencia a intenciones “destituyentes”. Finalmente, CFK envió el proyecto al Congreso y el voto no positivo pareció descomprimir el asunto. No fue así, y se entró en un largo letargo en el cual ni el Gobierno ni el campo se sacaron ventajas. En lugar de poner “de rodillas” al otro, terminaron tumbando al país.

    La cuestión retomó impulso tras la derrota oficialista del 28-J, y el Gobierno, tal vez obligado, llamó al campo al diálogo. Volvemos al título del post..¿esta vez si?

    Reconociendo que puedo pecar de ingenuo me atrevo a decir que si (al menos evité la tradicional respuesta de un economista: “y..depende..”). ¿A qué se debe mi exceso de optimismo? Tengo un par de razones:

    1. Es innegable que gran parte de la fuerza que tuvo el reclamo del campo provino del apoyo de sectores que jamás habían visto una vaca, salvo en la parrilla o el plato. Sin embargo, me parece que ese espaldarazo estuvo sostenido más que por el reclamo propio del campo (¿cuántos en el Monumento de los Españoles sabían de “mercados futuros”, “retenciones móviles”, “alícuotas marginales”?), por una sociedad que se acopló al primer sector que (reconozcámoslo) planteó un desafio en serio para un oficialismo que pareciá invulnerable. Hoy por hoy, con un Gobierno más débil, me parece que el campo no podrá contar con el apoyo incondicional de la opinión pública. Apoyar a la patria chacarera ya no es “condición necesaria” para oponerse al Gobierno.

    2. Así como la sociedad freerideo al campo, la oposición hizo lo propio. Perdida, sin rumbo, sin ideas ni propuestas y totalmente avasallada por el poder y la caja asfixiante de los K, tanto el panradicalismo como el PJ2 encontraron en el campo el sector al cual “subirse” para recuperar la iniciativa. Por ello, los apoyaron incondicionalmente. Pero, al igual que en el caso de la sociedad, las condiciones para esta banca cambiaron radicalmente.  Hoy la oposición derrotó a los K y se ve con posibilidades de llegar al poder en 2011. Por lo tanto,  y como postula el Teorema de Baglini, suena difícil que apoye cualquier propuesta que pueda generar un agujero fiscal.

    Resumiendo, con un campo cuyo apoyo se enfrió, y con un Gobierno mucho más débil, el acuerdo me parece más factible. Con un mínimo costo fiscal (poco más de $1.000 millones), se podrían eliminar las retenciones al trigo y al maíz. También se podría llegar a un acuerdo por el cual el campo garantice la provisión a precios razonables de leche y carne al mercado interno y a cambio se eliminen las restricciones a la comercialización y la exportación (acá el quid pro quo y los enforcements serían claves). El tema del yuyo es más complejo, pero si el Gobierno cede en todo lo otro y sabe comunicar a la sociedad que se generaría un problema fiscal severo en caso de eliminar las retenciones a la oleaginosa (¿$13.000 millones?), no parece difícil que el campo deba aceptar, a riesgo de quedar como intransigente y con poca voluntad de negociar.

    Es cierto que quien se quema con leche llora cuando ve una vaca, pero esta vez me parece que algo, aunque sea ALGO, tiene que salir.

     
    • Socialistas Con Pino 1:58 am el Martes 4 · agosto · 2009 Permalink | Responder

      Hola. Realmente está muy bueno este blog. Hay un argumento más para no bajar retenciones y tiene que ver con la parte de los molinos de harina, fábricas de aceites, y la cría de animales. Una baja en las retenciones subiría los costos internos de esos insumos y perjudicaría al sector que más trabajo genera dentro del complejo agroindustrial.

      De modo que ahí el gobierno tienen un aliado para intentar mantener el status quo. También es cierto que el gobierno todavía no comprendió al sujeto agrario en su conjunto ni a las partes que lo componen.
      Muchas de las alianzas sectoriales que se dieron en los últimos tiempos dentro de la Pampa Cerealera son de tipo estratégico, como la que se dió en tre FAA y SRA, son estratégicas y se mantendrán en el tiempo. Pero otras son tácticas, como las de la oposición con la dirigencia rural, y la de estos con la industria de procesamiento agrícola, éste se torna más competitivo a medida que las retenciones suben.
      Allí el gobierno tendría un aliado y un argumento para no bajar retenciones. Es evidente que a nadie van a conmover con el argumento de que “hay que salvar la kaja”.
      Los manejos arbitrarios de la ONCAA y de la Sec. de Comercio se podrian eliminar sin costos fiscales y se podría avanzar sobre el sector financiero aprovechando que los mismos ruralistas promueven esto.
      El gobierno se quedó en un diagnóstico modelo 2003. El mismo diagnóstico que les permitió acumular poder pero que ahora es obsoleto por distintos cambios que ocurrieron y porque los imponderables hacen que sea necesario un ajuste más fino de aspectos que tal vez antes no era necesario tenerlos en cuenta.
      Hay muchas contradicciones entre los distintos sectores económicos y dentro de la misma agroindustria que el gobierno podría aprovechar. Pero se sigue intenando explotar la supuesta contradicción que habría entre los pequeños y grandes productores que por el momento no da muestras de tener fisuras.
      Ni hablar de encarar los abusos de las multinacionales exportadoras.
      No sé si todas estas torpezas son por falta de visiòn (el diagnóstico) o por compromisos que habría entre el gobierno y sectores que no se animan a tocar.
      Tal vez la culpa sea el modelo de gestión: En Sta Cruz hay solo 3 empresas pesqueras, 3 petroleras, 2 medios de comunicación y una sóla cadena de supermercados, en ese contexto es fácil controlar las subas de precios de todas la provincia y tener a todos los emrpesarios y medios de comunicación contentos. Allí todo se arregla con un control centralizado y con un par de personas leales que hagan los llamados telefónicos adecuados. A nivel nacional este modelo de gestión es imposible, la cantidad de actores económicos es muy diversa y heterogénea y parece que esto el gobierno no lo entiende.

      Seguiré atento a este blog, saludos.

  • multifernandez 11:08 pm el Wednesday 3 · September · 2008 Permalink | Responder
    Etiquetas: , exportanciones, industrial, , ,   

    Día de la industria 

    Me comentaban la siguiente anécdota: un grupo de empresarios textiles tiene problemas para acceder a ciertas cadenas de distribución debido a la falta de controles de calidad, la nula confiabilidad en su cumplimiento con los pedidos y en parte también los costos. Esto a pesar de tener capital moderno y suficiente, etc. Entonces se acercan al INTI a pedir ayuda. Estas empresas están aparentemente desprovistas por completo de capital humano, y necesitan resolver sus problemas de producción. Entonces el INTI les pide que llenen un cuestionario para hacerse una idea de los recursos de las empresas. Temerosas de una denuncia ante la AFIP, ninguna empresa la contesta.

    Pero hay que ganar en competitividad. Nos comen los de afuera. ¿Qué hacer? Hagamos que el BNA de créditos a tasas reales (exageradamente) negativas, facilitemos la aplicación de medidas proteccionistas antidumping (probablemente razonables) y tomemos crédito en Brasil para exportar. Simultáneamente, se paguemos una deuda de 6.700 millones de dólares que no baja el costo del financiamiento ni da mayor credibilidad a esta administración (y posiblemente genere alguna devaluación del peso en un contexto de tipo de cambio real multilateral sostenidamente alto). (De color: la presidenta anuncia que se paga esa deuda sin negociación de ningún tipo de plazos, intereses o inspección de la legitimidad de la deuda, según ella contraída en un 45% por la anti-industria dictadura del 76, ¡en el día de la industria!). Ninguna medida apuntando realmente a lo que hace que una industria sea competitiva y viable a nivel internacional.

    Bueno, pero este gobierno está a muerte con la producción, ¿no? Esto lo que hace es fortalecer un paquete de medidas ya existente tendiente a solucionar los problemas de competitividad no-precio de las empresas de nuestro país…

    No parece. El presupuesto 2008 del INTI es de 26 millones de pesos. El presupuesto del programa de fomento de la pequeña y mediana empresa es de unos 285 millones de pesos, compuestos por 70 millones provenientes del tesoro (de los que se usan 50 para pagar impuestos) y 215 millones de créditos, usados en su mayoría para subsidiar tasas. Existe un programa de capacitación, instrumentado como… crédito fiscal que reintegra el costo de la capacitación.

    Todo el tiempo da vueltas el tema del empresario argentino que no hace más que reclamar subsidios sin hacer un real esfuerzo por competir. Pero el estado tampoco genera oportunidades diferentes. ¿La culpa es del chancho o de quién le da de comer?

     
    • Iván 11:34 pm el Miércoles 3 · septiembre · 2008 Permalink | Responder

      Bueno, haría falta un disclaimer por la creación del Ministerio de Ciencia y Tecnología. De todas maneras creo que es “pour la gallerie” – me han comentado que el ministerio aún no tiene funciones legalmente establecidas, solamente aquellas heredadas de la -ahora vieja- Secyt.

      En otro orden, la política industrial del gobierno me suena a la de los años ’60: financiar el desarrollo de grandes industrias capital-intensivas en manos de grupos privados mediante la realización de enormes obras de infraestructura y subsidios varios. Ayer fueron las grandes represas hidroeléctricas y las empresas siderurgicas (Aluar, Techint). Hoy es Eskenazi e Ypf, el tren bala y el grupo Roggio, la electricidad a precios ridículos. En realidad, como dijo Karl y citó Cristina, si aquello fue una tragedia, lo de hoy en realidad es una farsa.

    • multifernandez 11:39 pm el Miércoles 3 · septiembre · 2008 Permalink | Responder

      Uf, pero de las de los 60s quedó algo. ¿Va a quedar algo de todo esto?
      El MINCyT es tan pero tan SECyT que, hasta donde sé, el Ministro sigue haciendo lo mismo que cuando era Secretario. Tiene que firmar los mismos papeles que antes. Desde que es Ministerio, no se hace más que antes pero la demora en aprobar licitaciones y compras aumentó. (No es un comentario de auditoría sino de un conicet afectado por el tema… evidencia anecdótica)

    • walras 11:58 pm el Miércoles 3 · septiembre · 2008 Permalink | Responder

      Me parece que de esto no va a quedar nada. Con los datos que aportás, sumando el presupuesto del INTI y del PFPME me da algo asi como ARS 310 mill.
      A Aluar, el monopolio local de aluminio, se lo subsidió con el doble de esa plata en 2006, con precios record del aluminio. El subsidio por trabajador fue de algo asi como ARS 3.4 mill. !!!!!!!.
      Quizá el caso más vergonzoso es el de las mineras. Mientras se retacean fondos para ayudar a las PYMES, a las mineras se les abonan “reintegros a las exportaciones” (hoy parcialmente compensados por el cobro de retenciones, eso si, muy lejos de las que le cobran al campo). Basicamente, es un subsidio que dice “te pago por exportar metales en bruto con nulo valor agregado”.
      En fin, con esta “política” industrial parece que hay yuyo para rato….

    • il postino 12:28 am el Jueves 4 · septiembre · 2008 Permalink | Responder

      Existe aún el Ministerio de Ciencia y Tecnología? He allí un presupuesto que podría ser mejor usado para fortalecer el desarrollo de una verdadera oficina de apoyo a Pymes…

      Si queremos tener industria competitiva, aseguremosnos que salgan a competir al mundo….y acá. Las que sobrevivan van a ser muy competitivas y no van a necesitar ni de subsidios ni de burócratas que les enseñen cómo operar sus propias compañías. Me parece que acá se confunde el rol del INTI con el de un incubador de empresas nacientes. A qué empresario, por nuevito que sea, se le puede ocurrir que un burócrata mal pago por el Estado le puede enseñar cómo mejorar la confiabilidad de su operación? Si te hacen llenar un formulario, aunque tengan todo en blanco, van para atrás. Si tienen dos dedos de frente contratan a un consultor por unos meses. Le va a salir más caro, pero las chances de éxito se multiplican por un factor gigantesco.

    • multifernandez 8:29 pm el Jueves 4 · septiembre · 2008 Permalink | Responder

      No hay confusión respecto del INTI. Los empleados mal pagos del INTI (pero no burócratas) son bastante buenos en lo que hacen. De hecho, hasta donde se en textiles es EL lugar para capacitarse y obtener asistencia. Que sea del Estado no lo hace ineficiente o ineficaz.

c
Crea una nueva entrada
j
Siguiente entrada / Siguiente comentario
k
anterior entrada/anterior comentario
r
Responder
e
Editar
o
mostrar/ocultar comentarios
t
ir al encabezado
l
ir a iniciar sesión
h
mostrar/ocultar ayuda
shift + esc
Cancelar
A %d blogueros les gusta esto: